Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano

2

 

Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano

 

En este comunicado haremos referencia y paráfrasis de una novela de ficción especulativa (¿o realidad anticipada?) porque se sabe que la ficción antecede a la realidad y que la realidad supera la ficción. Como le ocurrió a Winston Smith en 1984 de George Orwell, lo que vamos a relatar también comenzó un día de abril…

El luminoso y frío 27 de abril de 2017, luego de viajar apretado como sardina en lata (bondi), Fulanx llegó al Ministerio a las nueve de la mañana. Al fondo del pasillo de entrada del Ministerio, Fulanx divisó el cartel pegado a la pared: representaba la cara de un hombre con facciones endurecidas. Fulanx quiso tomar el ascensor, pero un corte de suministro eléctrico lx obligó a subir por las escaleras. En uno de los pisos, en un descanso, frente a la puerta del ascensor, el cartelón del enorme rostro lx miraba: EL GRAN HERMANO TE VIGILA, decían las palabras al pie. Fulanx tardó unos segundos en darse cuenta a quién representaba el rostro: era el ministro de “Modernización” Andrés Ibarra. Casi sin aliento, con sus treinta y nueve años y una úlcera de várices por encima del tobillo derecho, Fulanx llegó al piso donde estaban las oficinas donde trabajaba. Llegó a su escritorio, se sentó, descansó unos segundos e hizo el mismo movimiento repetitivo de todas sus mañanas laborales: apretó el botón de encendido de la computadora. Enseguida se percató: “¡qué boludx, si no hay luz!”. Fulanx no tuvo tiempo de lamentar su mala suerte de laburantx: un compañero de trabajo, sin siquiera saludarlo, le dijo “vamos a tener que empezar a poner el dedo”. ¿“El dedo”? Aturdidx, acaloradx y malhumoradx, Fulanx no entendió. “El control biométrico”, le respondió su compañero.
Al llegar a su hogar, Fulanx no pudo encender la computadora porque tampoco había electricidad. Cuando al día siguiente llegó al trabajo, sus compañerxs hablaban de “control de asistencia”, de bajos salarios, de sindicalistas traidores. Fulanx le huyó a esas conversaciones como a la peste: bastante tenía con su vida como para complicarse con esos asuntos: no le interesaba la “política”: él cumplía con su trabajo ocho horas al día de lunes a viernes, buenas noches y a otra cosa mariposa. Sin embargo, en el camino de regreso a su casa, volvió a recordar lo del “dedo”. Apenas llegadx a su casa encendió la computadora (¡había electricidad, había Internet!), entró al Boletín Oficial de la República Argentina y leyó:
“MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN. Resolución 204-E/2017. Ciudad de Buenos Aires, 27/04/2017. […] EL MINISTRO DE MODERNIZACIÓN RESUELVE:
ARTÍCULO 1°.- Apruébese el “Reglamento General de Control de Asistencia y Presentismo” que como Anexo I (IF-2017-05167864-APN-SECEP#MM) forma parte integrante de la presente Resolución.
ARTÍCULO 2°.- Apruébanse la Planilla de Asistencia (Única Reloj o de Firma Continua), el Parte Diario de Novedades, el Formulario para Pedido de Concesión de Licencias, Justificaciones y Franquicias, el Formulario Nombramiento Responsable de Control de Asistencia (RCA) y la Planilla de Información y Actualización de Datos, que como Anexos II (IF-2017-05168668-APN-SECEP#MM), III (IF-2017-05169314-APN-SECEP#MM), IV (IF-2017-05208601-APN-SECEP#MM), V (IF-2017-05208659-APN- SECEP#MM) y VI (IF-2017-05208694-APN-SECEP#MM) forman parte integrante de la presente medida.
ARTÍCULO 3°.- Establécese un plazo de un (1) año a partir del dictado de la presente a fin de que las entidades y jurisdicciones comprendidas en el inciso a) del Artículo 8° de la Ley N° 24.156 implementen un sistema informático biométrico que registre la asistencia del personal que les dependa, para lo cual deberán adoptar las previsiones y ejecutar las acciones necesarias que aseguren el efectivo cumplimiento de la presente.”
“A mí no me jode: yo hago mi laburo como corresponde y cumplo el horario”, pensó Fulanx luego de leer el “Reglamento general de control de asistencia y presentismo”.
Durante mayo la luz no se cortó ni en su trabajo ni en su casa. Los días oscilaban entre fríos y frescos, como corresponde a un mes otoñal en la ciudad de Buenos Aires. Y así, sin pena ni gloria, pasaron los meses y llegó fin de año. “Total normalidad”, pensó Fulanx cuando hizo su balance personal a la hora de brindar el 31 de diciembre de 2017.
Enero, febrero y marzo de 2018 fueron meses de despidos masivos en el Estado nacional: Fanazul, Río Turbio, Hospital Posadas. “Pobre gente”, se lamentaba Fulanx cuando leía las noticias: “por suerte acá todo tranqui, ¡qué ingeniosos los que pegaron el cartel con la cara de Aranguren y el epígrafe ‘EL GRAN HERMANO TE VIGILA’!”, seguía pensando Fulanx. Entre fines de mayo y principios de junio Fulanx se tomó sus postergadas vacaciones aunque no se movió de la ciudad de Buenos Aires.
El lunes 11 de junio de 2018, descansado de sus vacaciones, Fulanx llegó a la oficina. Notó que, con cara de pocxs amigxs, sus compañerxs de trabajo cuchicheaban en un rincón. No le dio importancia: “deben estar hablando de política” pensó. Una vez más, lxs pasó como sombra que huye de la peste: “yo hago mi trabajo, termino y a otro cosa mariposa”. Fue a su escritorio, encendió la computadora y el primer email que vio en la bandeja de entrada le llamó la atención: “Reglamento del registro y control de asistencia” y sarasa decía el subjetc. Abrió el email y leyó:
“CIUDAD DE BUENOS AIRES. Viernes 1 de junio de 2018. […] Que la Ley Marco de Regulación de Empleo Público Nacional Nº 25.164 establece en forma destacada que el agente deberá efectuar sus tareas de acuerdo con las modalidades que fije la reglamentación, debiendo ajustar su accionar a las instrucciones brindadas por su superior jerárquico.
Que dentro de los deberes comprendidos se entiende el de cumplir el horario, constituyéndose personalmente en el lugar de trabajo en el horario establecido, justificar debidamente las inasistencias y prestar el servicio en lugar asignado.
Que son inherentes al funcionamiento de toda la organización la efectiva prestación del servicio, el cumplimiento de la jornada del trabajo y la observancia del horario laboral.
Que corresponde pautar los procedimientos y tareas a fin de simplificar y unificar la documentación necesaria para solicitar licencias o justificar inasistencias, de modo de facilitar la correcta administración documental y reforzar el control, tanto para la administración, como para los agentes. […]
EL MINISTRO DE CULTURA RESUELVE:
ARTÍCULO 1º.- Apruébase el REGLAMENTO DEL REGISTRO Y CONTROL DE ASISTENCIA, CUMPLIMIENTO HORARIO Y PRESENTISMO del personal del MINISTERIO DE CULTURA que como Anexo I (IF-2018-25982546-DGRRHH#MC), forma parte integrante de la presente medida.”
Cerró el email y se dedicó a contestar otros. Al cabo de dos horas, taza en mano abandonó la silla para ir a hacerse un té. En el camino pasó por la oficina de administración para firmar la asistencia. “No Fulanx, a partir de hoy no se firma más esa planilla, ¿no leíste el mail?”. Le acercan la nueva planilla y ve que otrxs compañerxs de trabajo habían firmado en horarios progresivos y correlativos: ¡él hacía dos horas que había llegado y ahora no podía poner ese horario de entrada! Ese día Fulanx tuvo que quedarse dos horas más, para que en la “planilla de salida de firma continua” quede registrado que trabajó 8 horas.
Al día siguiente, cuando se estaba por ir del trabajo, Fulanx se enteró por una compañera de trabajo que el 5 de junio el Sindicato había “logrado” un “aumento” salarial del 15% a pagarse en tres cuotas. Fulanx no le dijo nada: recordemos que no le gusta hablar de “política”. Pero en su camino de regreso a casa pensó: “¿15%? ¡Si la inflación será del 27% o más!”. Desde ATACA te preguntamos: ¿“todo normal” Fulanx?

Si sos como Fulanx, a partir de ahora leenos con atención. Si no sos como Fulanx, seguramente coincidirás con nosotrxs, así que ayudanos a despertar a otros Fulanx.

 

La libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza

Los eslóganes del intertítulo precedente provienen de la referida novela distópica 1984. Eran las consignas del “Partido”, las que propagaba el “Ministerio de la Verdad”. Son dos verdades históricas en la sociedad actual: la libertad en el capitalismo es la esclavitud asalariada, la ignorancia de lxs trabajadorxs revela como el reverso de una moneda la fuerza ideológica del Capital y el Estado.

En los museos nacionales del Ministerio de Cultura de la Nación (MCN) se están viviendo días decisivos. Son miles lxs trabajadorxs que, como Fulanx, trabajan por un salario miserable que año tras año negocian sindicalistas que se arrogan la representación de todxs lxs estatales del MCN porque el Estado les concedió (por medio de la semifascista ley de asociaciones profesionales vigente desde 1945) el monopolio de la negociación colectiva. Pero también son miles lxs trabajadorxs que, como otrxs Fulanx, a fin de año sufren porque no saben si se les renovará el precario contrato laboral que lxs esclaviza anualmente y que no está contemplado en la “negociación paritaria” que mantienen la Patronal de Estado y los sindicatos. Así, tanto monotributistas que cumplen igual tarea que trabajadorxs “en blanco” pero tienen desigual remuneración y contrato de trabajo (“locación de obra”), como “trabajadores de planta transitoria” que son asalariados pero no tienen estabilidad en el empleo (“resolución 48”), como “trabajadores de planta permanente” que ganan salarios de hambre, ahora se encuentran con que además GRAN HERMANO los vigila.

Las tareas y funciones que desarrollan lxs trabajadorxs de museos, ¿son equivalentes/equiparables con las que desempeñan trabajadorxs de un organismo burocrático estatal promedio? No. Lxs trabajadorxs de museos cumplen tareas que no se ajustan al “estándar” del Ministerio de Modernización: atender a las visitas los fines de semana, cargar cajas que contienen obras de arte un viernes a las 7 de la mañana, terminar de montar una muestra determinado lunes a las 23 horas, postear contenidos en Facebook un sábado a las 11 de la mañana y responder un twit el martes a las 21, restaurar una obra de papel durante seis horas sin descanso y parar durante 24 hs hasta que la obra restaurada esté seca, etc. Lxs trabajadorxs de museos somos quienes un martes a la mañana dejamos pipí-cucú la muestra que a las 19 inaugurará el ministro de Cultura acompañado del secretario de Patrimonio Cultural y que les permitirá pavonearse ante “autoridades diplomáticas” y periodistas por los “logros de la gestión”. Los museos se caen a pedazos, pero lxs trabajadorxs de museos todo lo atamos con alambre: cuando llueve ponemos palanganas en las salas de exhibición porque la falta de mantenimiento profundiza cada vez más la filtración del techo, llevamos nuestras computadoras porque en el museo hace años que no reponen la que se dañó, tenemos un buzo con capucha en un cajón del escritorio porque en invierno no hay calefacción… La lista de padecimientos es interminable. Entonces: ¿trabajamos en paupérrimas condiciones ambientales, laborales y salariales y encima pretenden “reforzar el control” sobre nuestros movimientos?

Es el Estado empleador el que se llena la boca con “profesionalizar y jerarquizar el empleo público” al mismo tiempo que a lxs trabajadorxs de museos (muchxs de nosotrxs profesionales con posgrados universitarios) nos desjerarquiza y desprofesionaliza vía precarización laboral y profundización de la carestía de vida obligándonos a desempeñar nuestras funciones en condiciones ambientales de trabajo inhóspitas. Eso sí, el Estado jerarquiza a no profesionales como Marcelo Panozzo, un periodista sin título universitario y sin formación profesional ad hoc ni experiencia laboral en patrimonio y museos;i o a la “directora nacional de gestión patrimonial” María Videla, quien “con vasta experiencia en el campo cultural, producción social y ejecutiva, estuvo a cargo del área de producción de MP Producciones desde el año 2005 hasta junio de 2011”ii pero nunca gestionó nada con relación al patrimonio cultural y tampoco tiene educación formal vinculante.

 

Lo que no mata, fortalece

A comienzos de febrero de 2016 el Ministerio de Cultura de la Nación despidió a centenares de trabajadorxs. Muchos de ellxs laburaban en museos. Sin esperar a los sindicatos, en muchos museos lxs trabajadorxs se autoconvocaron en asamblea. Muchxs de estxs trabajadorxs y hasta asambleas de determinados museos se unieron con otrxs laburantxs del Ministerio de Cultura y conformamos la Asamblea de Trabajadores Autoconvocados de Cultura de la Argentina. Reunidos en ATACA, lxs trabajadorxs de museos lideramos la lucha contra los despidos: hacia la tercera semana de febrero de 2016 hicimos un acto público frente al Museo Nacional de Bellas Artes y a fines de marzo otro frente al Museo del Cabildo. Fue nuestra decisión como trabajadorxs auto-organizados la que doblegó la voluntad de la patronal de Estado: fueron muchxs lxs trabajadorxs del Ministerio de Cultura de la Nación -sobre todo de museos- lxs que fueron reincorporadxs. Es más, en algunos museos fueron reincorporadxs todxs lxs trabajadorxs que habían sido echadxs dos meses antes.
Sobre la base de esa exitosa experiencia de auto-organización es que desde ATACA saludamos a lxs trabajadorxs de museos que en junio de 2018 en sus lugares de trabajo se organizan y debaten y deciden en asamblea cómo enfrentar el reciente ataque de la patronal de Estado vía “registro y control de asistencia”.

En los museos Nacional de Bellas Artes, de la Historia del Traje, Roca, Histórico Nacional, Palais de Glace y Casa Nacional del Bicentenario -entre otros- se vienen celebrando asambleas de trabajadorxs abiertas, sin distinción de afiliación sindical, algunas de ellas autoconvocadas. Ese es el camino: fortalecer la unidad de lxs trabajadorxs en cada museo en la perspectiva de coordinar entre todxs lxs laburantes de museos por medio de mandatos de asamblea un plan de lucha que enfrente a la Patronal de Estado. A diferencia de otras dependencias estatales, lxs trabajadorxs de museos nacionales aún no estamos derrotadxs. Pero la organización horizontal en cada lugar de trabajo no basta para enfrentar al Patrón-Estado. Debemos dotarnos de un programa que encadene todas nuestras reivindicaciones. No sólo eso: tenemos que tener una estrategia de concientización y acción para alcanzar el triunfo.

En un contexto de inflación sostenida, precarización laboral extendida, constante depreciación del salario y desocupación en aumento, la implementación del “reglamento del registro y control de asistencia, cumplimiento horario y presentismo” es una provocación hacia lxs trabajadorxs de museos del Ministerio de Cultura de la Nación. Lxs trabajadorxs del Ministerio de Cultura de la Nación cobramos menos que lxs trabajadorxs de otros ministerios porque cuando la Secretaría de Cultura fue transformada en Ministerio no se actualizaron los salarios de acuerdo al nuevo rango “ministerial”; desde 2007 los “incrementos” salariales que recibimos lxs estatales nacionales van por detrás de la inflación; el reciente “aumento” salarial (15% pagadero en tres cómodas cuotas) es insuficiente dado que la inflación estimada para todo 2018 es del 27% según los cálculos más optimistas. En síntesis, los ingresos monetarios de lxs trabajadorxs de museos del Ministerio de Cultura de la Nación son paupérrimos: si el sistema de control biométrico se llegase a implementar, estaríamos a un paso de degradarnos aún más como esclavxs asalariadxs (aquellxs que sobrevivan a la tregua de despidos que UPCN pactó con la patronal de Estado que no ocurrirá durante “60 días”),iii de transformarnos en desocupadxs (aquellxs que no logren mantener el “ritmo” del Cronos estatal) o de desertar (para al poco tiempo engrosar el “ejército posindustrial de reserva”, es decir, convertirse en nuevxs desocupadxs debido a la recesión en curso).
Al mismo tiempo, si la patronal lograse hacer cumplir el horario de “40 horas semanales” a lxs trabajadorxs con contrato de locación de obra, el Estado estará reconociendo que son trabajadorxs en relación de dependencia, por lo que debemos solicitar que sean contratadxs como asalariadxs.
Con respecto a la situación de los trabajadorxs “resolución 48” (asalariadxs cuyos contratos finalizan anualmente), el Estado empleador también comete fraude laboral, ya que se vulnera el artículo 14 bis de la Constitución Nacional que garantiza la “estabilidad del empleado público”.

Si el Estado empleador quiere “jerarquizar y profesionalizar el empleo público”, antes de forzar la implementación de la “planilla única reloj o de firma continua” y el “sistema informático biométrico” de control de asistencia deberá elevar el monto de los salarios que percibimos lxs trabajadorxs de museos nacionales y terminar con la contratación laboral precaria.

Este es el programa mínimo en torno del cual debemos batallar lxs trabajadorxs de museos nacionales:
1) Reapertura de paritarias. Salario mínimo, vital y móvil de $29.623 (la Junta Interna de ATE-Indec calculó que ningún trabajador debe ganar de bolsillo menos de $28.266,7 al 31 de marzo de 2018. A esta cifra hay que sumarle el guarismo que arroja la inflación de los meses de abril y mayo, que de acuerdo al INDEC fue del 2,7% y 2,1%, respectivamente).
2) Pase a planta permanente de todxs lxs trabajadorxs precarizadxs (CLO, 48 y de otras modalidades de contratación precaria).
3) Retiro del mecanismo de “planilla única reloj o de firma continua” dadas las condiciones singulares en que lxs trabajadorxs de museos desempeñamos nuestro trabajo y porque además va en desmedro del óptimo funcionamiento institucional de los museos. No a la implementación del “sistema informático biométrico”.

Llamamos a lxs trabajadorxs de museos nacionales a profundizar el proceso asambleario en curso, a no dejarse ganar por el derrotismo sin antes haber peleado, a convencer a los Fulanx que unidxs podremos imponerle a la patronal de Estado nuestras demandas.

¡Derrotemos a Gran Hermano!
¡Asambleas para debatir y decidir!
¡Acción directa para ganar!
¡Solidaridad entre trabajadorxs de museos nacionales!

19/06/2018
ATACA
#LaCulturaNOseAchica

Blog: https://laculturanoseachica.wordpress.com/
Facebook: laculturanoseachica
Twitter: NoseACHICA
Correo electrónico: laculturanoseachica@gmail.com

i https://ar.linkedin.com/in/marcelo-panozzo-28b8985a
ii Textual extraído del “currículum vitae” hoy quitado de la página web del MCN. El raquítico CV decía, textual: “María Videla Rivero. Con vasta experiencia en el campo cultural, producción social y ejecutiva, estuvo a cargo del área de producción de MP Producciones desde el año 2005 hasta junio de 2011. Trabajó como Productora Ejecutiva para una gran variedad de espectáculos y también estuvo a cargo de varios eventos de gran escala. Durante el año 2015, fue asesora en el gabinete de la Dirección General y Artística del Teatro Colón, supervisando la producción de los espectáculos de la temporada 2015 y colaborando en la gestión con el Director General y Artístico Darío Lóperfido. En 2016 y principios del 2017, estuvo a cargo de la Dirección Ejecutiva del Teatro Colón.”
iii Con esta declaración, el sindicato de “trabajadorxs” UPCN da a entender no sólo que pactó que a partir de agosto de 2018 se producirán despidos sino que el sindicato seleccionará junto con la patronal de Estado a cuántos trabajadorxs (y a quiénes) echará (cfr. el arreglo paritario contra lxs trabajadorxs en https://www.upcndigital.org/capital/articulos/63284/). Por otra parte, ATE no es garantía de confianza “antipatronal”, más bien al contrario: el secretario general de ATE Capital (Daniel “Tano” Catalano) opina que el propietario de caballos miembro del Jockey Club y secretario general de UPCN a nivel nacional (Andrés “Centauro” Rodríguez) es “un dirigente muy interesante y una persona con la que se puede pensar ciertas cosas de manera conjunta”, sindicato (UPCN) con el que Catalano dice tener “coincidencias” (cfr. http://www.letrap.com.ar/nota/2018-4-30-11-2-0—hay-que-volver-a-la-cgt-y-dar-la-discusion-adentro). Otro ejemplo del comportamiento de clase burguesa del sindicato de “trabajadorxs” ATE: en el Hospital Posadas, a fines de abril, la patota sindical liderada por el secretario general de ATE Morón (Darío Silva) dejó en terapia intensiva a una trabajadora (cfr. https://www.prensaobrera.com/prensaObrera/online/sindicales/patota-de-ate-moron-deja-en-terapia-intensiva-a-delegada-de-ate)

 

Anuncios

Un comentario en “Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano

  1. “A diferencia de otras dependencias estatales, lxs trabajadorxs de museos nacionales aún no estamos derrotadxs”. Ey, nosotrxs no estamos derrotados, implementaron el sistema, sí, pero estamos vivxs y con ánimo de luchar!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s