0

Ministerio de Cultura de la Nación: trabajamos de manera precarizada y cobramos una miseria… ¡pero así y todo el Estado empleador nos adeuda el mes de junio ya trabajado!

DgKvnRzXcAARpSA

En el Ministerio de Cultura de la Nación trabajamos de manera precarizada y cobramos una miseria… ¡pero así y todo el Estado empleador nos adeuda el mes de junio ya trabajado! Presentamos un nuevo capítulo en la vida laboral de Fulanx

El soleado y frío 12 de julio de 2018, luego de viajar en transporte público como siempre (es decir, mal: apretado como sardina en lata), Fulanx llegó al Ministerio a las nueve de la mañana.
Fulanx está vinculadx laboralmente con el Estado empleador por medio de un contrato de locación de obra (CLO). Aunque trabaja en el Ministerio ininterrumpidamente desde hace tres años, donde periódicamente renueva su vínculo laboral con el Estado empleador, para la AFIP es una persona trabajadora “autónoma” (inscripta como “monotributista”, mensualmente debe pagar el impuesto y los aportes jubilatorios y de cobertura de salud -“obra social”-); es decir, Fulanx trabaja en relación de dependencia pero la patronal se niega a emplearlx como asalariadx y en consecuencia le niega la estabilidad en el empleo: está laboralmente precarizadx.
Al ingresar al edificio donde trabaja, Fulanx, pese a no ser asalariadx, hoy (12/7/2018) como ayer y anteayer (y antes también) imprimió su huella dactilar en el aparato (“sistema informático biométrico”) que controla el horario de lxs trabajadorxs. Indaguemos: ¿por qué el Estado empleador controla el horario de lxs trabajadorxs monotributistas con CLO?; si controla el horario de estxs trabajadorxs, ¿no está reconociendo que son trabajadorxs en relación de dependencia?; si son trabajadorxs en relación de dependencia (porque desde hace años desarrollan tareas habituales, permanentes e iguales/similares a las desarrolladas por empleadxs de “planta permanente”), ¿no deberían ser contratadxs como asalariadxs?
A diferencia de ciertxs funcionarixs políticxs que cobran $168.000 por mes, Fulanx tiene formación universitaria y profesional específica para desempeñar su función y sigue capacitándose: en la actualidad cursa una maestría. Precarizadx laboralmente, sin reconocimiento estatal-patronal de la relación de dependencia (aunque hace tareas habituales y permanentes no es asalariadx ni goza de estabilidad laboral), Fulanx “factura” mensualmente el mismo “honorario” de miseria durante un año calendario. Como la patronal no le reconoce que es una persona trabajadora en relación de dependencia, Fulanx no cobra las “actualizaciones salariales” acordadas por el Sindicato (su vinculación laboral con el Estado empleador no es alcanzada por la “negociación paritaria”), tampoco cobra aguinaldo y no tiene vacaciones, entre otros derechos que le son negados por el Estado empleador. Fulanx ya tiene bastantes penurias, pero los abusos de la patronal son incesantes…
Así, hoy, 12 de julio de 2018, Fulanx y centenares de trabajadorxs monotributistas con CLO aún no cobraron por el trabajo realizado durante el mes de junio. El Ministerio de Cultura de la Nación (MCN) aduce falta de fondos. Pero los honorarios de lxs trabajadorxs precarizadxs laboralmente por el Estado empleador no son gastos extraordinarios, ya están presupuestados, los fondos ya fueron asignados. ¿Qué hace o hizo el MCN con ese dinero?

Desde ATACA exigimos:
· ¡Que lxs trabajadorxs monotributistas del MCN cobren ya!
· ¡Estabilidad laboral!
· ¡Pase a planta permanente de todxs lxs trabajadorxs precarizadxs!
· ¡Salario mínimo, vital y móvil de $29.623!

#LaCulturaNOseAchica

Buenos Aires, 12 de julio de 2018

Anuncios
0

Sobre llovido, mojado: voluntarios en el Museo Nacional de Arte Decorativo

voluntariado=precarización

Sobre llovido, mojado: voluntarios en el Museo Nacional de Arte Decorativo

 

Buenos Aires, 23 de junio de 2018

El jueves pasado -para prensa e invitados- y ayer -para público general- inauguró la muestra “El mundo entero es una Bauhaus” en el Museo Nacional de Arte Decorativo (MNAD). Para ATACA la muestra es noticia por motivos extraestéticos: desde su inauguración trabajan (y trabajarán hasta su clausura, el 12 de agosto) voluntarios. La noticia adquiere dramática relevancia en el actual contexto económico en general, y en el presente laboral que atraviesan lxs trabajadorxs de museos nacionales (dependientes del Estado por medio del Ministerio de Cultura de la Nación) en particular.
Como hemos señalado recientemente en nuestra anterior declaración (“Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano”),i desde el 1 de junio de 2018 rige en los museos nacionales y en todas las oficinas del Ministerio de Cultura de la Nación (MCN) el “Reglamento de registro y control de asistencia, cumplimiento horario y presentismo”. Se trata de un un conjunto de reglas que busca reforzar el control de los movimientos de unxs trabajadorxs -lxs del MCN en general y de museos nacionales en particular- ya estructuralmente maltratadxs al trabajar en paupérrimas condiciones ambientales (edificios que se caen a pedazos, sin calefacción en invierno y no refrigerados en verano), laborales (precarización, no estabilidad en el empleo) y salariales (es el ministerio nacional que paga los salarios más bajos, desde 2007 todas las actualizaciones salariales ni siquiera igualaron a la inflación anual, este año cobrarán un “aumento” del 15% -en tres cuotas- cuando la inflación 2018 será de más del 27%).
El mencionado reglamento de “control de asistencia” establece “el rango horario que abarca desde las 7:00 horas hasta las 20:00 horas como horario oficial” del MCN. Ya hemos referido en “Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano” que el reglamento desconoce las tareas y funciones que desarrollan lxs trabajadorxs de museos; tareas y funciones que no se ajustan al estándar “rango horario” decretado por el MCN. En efecto, la inauguración de una exhibición en un museo, por ejemplo, excede el referido “rango horario”: generalmente acontece desde las 19 y se extiende hasta las 21:30. Más allá del estandarizado “rango horario” del MCN, durante la inauguración de una muestra hasta el 31 de mayo de 2018 trabajaban empleadxs de mantenimiento/infraestructura (¿quiénes resolverían un inconveniente eléctrico si ocurriese justo en ese trascendental momento?), de comunicación/prensa (en la era de la información de esta “sociedad red” y “24/7” en la que estamxs insertxs, ¿acaso no es imprescindible para la gloria de las autoridades del MCN compartir al instante contenidos en Internet?) y de producción/curaduría, entre otrxs. ¿Por qué para la inauguración y para toda la muestra “El mundo entero es una Bauhaus” la dirección del MNAD decidió contratar a voluntarios? ¿Es pura coincidencia que en el mes de junio en que comenzó a implementarse el reglamento de “control de asistencia” en museos nacionales el MNAD incorporó voluntarios para trabajar en una de sus muestras?ii
La incorporación de voluntarios para realizar tareas que deberían ser realizadas por trabajadorxs en relación de dependencia se inserta en la ofensiva en curso de la patronal de Estado y es funcional a sus políticas económico-laborales. Recordemos sucintamente de qué consta el paquete de medidas recientemente conocidoiii para alentar la reducción de empleados públicos nacionales en el marco del “achique del gasto público”: más despidos a partir de agosto de 2018,iv plan de “retiros voluntarios” para trabajadorxs de planta permanente,v disminución de la cantidad de horas extra trabajadas y congelamiento de nuevas contrataciones de trabajadorxs hasta 2020,vi no renovación de “puestos no prioritarios” e intención de que “el gasto en personal caiga de 3,2% del PBI en 2017 a 2,7% hacia el final del programa” acordado con el FMI,vii etc.
Decíamos en septiembre de 2016, en el informe “Voluntariado: la pata ‘solidaria’ de la precarización laboral”:viii
«En otro contexto, quizá de “pleno empleo”, la función social del voluntariado podría llegar a verse como positivamente “solidaria”; pero en este contexto de condiciones laborales precarias, donde acecha el fantasma de la desocupación y la inflación carcome los magros ingresos de todos los trabajadores (precarizados o no), el voluntariado se comporta como aliado del deterioro laboral. […] Estamos en presencia de un proceso de normalización de la precariedad, donde se funden -y confunden- las categorías “empleo” y “formación” y las figuras del pasante, del voluntario y del trabajador temporal. […] Los trabajadores debemos estar atentos y combatir su naturalización para evitar la situación actual donde está normativizado el trabajo precario “eventual” o “a término” convertido en “permanente” al perpetuarse la renovación periódica de los contratos laborales: los empleados de la administración pública nacional cuyos contratos de “locación de obra y servicio” y de “planta transitoria” vencen semestral o anualmente así lo atestiguan. De ahí que la caracterización del voluntariado como núcleo de precarización laboral pretende alertar sobre la posibilidad de normativizar la sustitución de trabajo asalariado por trabajo voluntario.»

Lo dicho en 2016 adquiere una renovada vigencia en la actualidad.

Desde ATACA decimos:
> Voluntariado = Precarización
> Pase a planta permanente de todxs lxs trabajadorxs precarizadxs por el Estado nacional empleador
> Salario mínimo, vital y móvil de $29.623
> #LaCulturaNOseAchica

___

i https://laculturanoseachica.wordpress.com/2018/06/20/trabajadorxs-de-museos-nacionales-derrotemos-a-gran-hermano/
ii El mismo día en que salió publicada la resolución sobre la aprobación del “reglamento de control de asistencia” (1/6/2018) se conoció la convocatoria del MNAD de búsqueda de “voluntarios para orientar y asistir en sala”: http://devalle1.blogspot.com/2018/06/voluntariado-mnad.html
iii En dos meses, entre el 3 de abril y el 12 de junio de 2018, el gobierno nacional como patronal de Estado anunció una batería de medidas antiobreras.
iv https://www.upcndigital.org/capital/articulos/63284/
v https://www.lanacion.com.ar/2122153-mauricio-macri-firmo-el-decreto-que-habilita-los-retiros-voluntarios-para-reducir-la-planta-del-estado
vi https://www.lanacion.com.ar/2139978-el-gobierno-anuncia-un-ajuste-de-los-gastos-en-su-administracion-se-frenaran-los-ingresos-al-estado-por-dos-anos-dijo-dujovne
vii https://www.laizquierdadiario.com/Acuerdo-FMI-el-Gobierno-dio-a-conocer-la-letra-chica-del-saqueo
viii https://laculturanoseachica.wordpress.com/2016/09/23/voluntariado-la-pata-solidaria-de-la-precarizacion-laboral/

 

1

Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano

2

 

Trabajadorxs de museos nacionales: derrotemos a Gran Hermano

 

En este comunicado haremos referencia y paráfrasis de una novela de ficción especulativa (¿o realidad anticipada?) porque se sabe que la ficción antecede a la realidad y que la realidad supera la ficción. Como le ocurrió a Winston Smith en 1984 de George Orwell, lo que vamos a relatar también comenzó un día de abril…

El luminoso y frío 27 de abril de 2017, luego de viajar apretado como sardina en lata (bondi), Fulanx llegó al Ministerio a las nueve de la mañana. Al fondo del pasillo de entrada del Ministerio, Fulanx divisó el cartel pegado a la pared: representaba la cara de un hombre con facciones endurecidas. Fulanx quiso tomar el ascensor, pero un corte de suministro eléctrico lx obligó a subir por las escaleras. En uno de los pisos, en un descanso, frente a la puerta del ascensor, el cartelón del enorme rostro lx miraba: EL GRAN HERMANO TE VIGILA, decían las palabras al pie. Fulanx tardó unos segundos en darse cuenta a quién representaba el rostro: era el ministro de “Modernización” Andrés Ibarra. Casi sin aliento, con sus treinta y nueve años y una úlcera de várices por encima del tobillo derecho, Fulanx llegó al piso donde estaban las oficinas donde trabajaba. Llegó a su escritorio, se sentó, descansó unos segundos e hizo el mismo movimiento repetitivo de todas sus mañanas laborales: apretó el botón de encendido de la computadora. Enseguida se percató: “¡qué boludx, si no hay luz!”. Fulanx no tuvo tiempo de lamentar su mala suerte de laburantx: un compañero de trabajo, sin siquiera saludarlo, le dijo “vamos a tener que empezar a poner el dedo”. ¿“El dedo”? Aturdidx, acaloradx y malhumoradx, Fulanx no entendió. “El control biométrico”, le respondió su compañero.
Al llegar a su hogar, Fulanx no pudo encender la computadora porque tampoco había electricidad. Cuando al día siguiente llegó al trabajo, sus compañerxs hablaban de “control de asistencia”, de bajos salarios, de sindicalistas traidores. Fulanx le huyó a esas conversaciones como a la peste: bastante tenía con su vida como para complicarse con esos asuntos: no le interesaba la “política”: él cumplía con su trabajo ocho horas al día de lunes a viernes, buenas noches y a otra cosa mariposa. Sin embargo, en el camino de regreso a su casa, volvió a recordar lo del “dedo”. Apenas llegadx a su casa encendió la computadora (¡había electricidad, había Internet!), entró al Boletín Oficial de la República Argentina y leyó:
“MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN. Resolución 204-E/2017. Ciudad de Buenos Aires, 27/04/2017. […] EL MINISTRO DE MODERNIZACIÓN RESUELVE:
ARTÍCULO 1°.- Apruébese el “Reglamento General de Control de Asistencia y Presentismo” que como Anexo I (IF-2017-05167864-APN-SECEP#MM) forma parte integrante de la presente Resolución.
ARTÍCULO 2°.- Apruébanse la Planilla de Asistencia (Única Reloj o de Firma Continua), el Parte Diario de Novedades, el Formulario para Pedido de Concesión de Licencias, Justificaciones y Franquicias, el Formulario Nombramiento Responsable de Control de Asistencia (RCA) y la Planilla de Información y Actualización de Datos, que como Anexos II (IF-2017-05168668-APN-SECEP#MM), III (IF-2017-05169314-APN-SECEP#MM), IV (IF-2017-05208601-APN-SECEP#MM), V (IF-2017-05208659-APN- SECEP#MM) y VI (IF-2017-05208694-APN-SECEP#MM) forman parte integrante de la presente medida.
ARTÍCULO 3°.- Establécese un plazo de un (1) año a partir del dictado de la presente a fin de que las entidades y jurisdicciones comprendidas en el inciso a) del Artículo 8° de la Ley N° 24.156 implementen un sistema informático biométrico que registre la asistencia del personal que les dependa, para lo cual deberán adoptar las previsiones y ejecutar las acciones necesarias que aseguren el efectivo cumplimiento de la presente.”
“A mí no me jode: yo hago mi laburo como corresponde y cumplo el horario”, pensó Fulanx luego de leer el “Reglamento general de control de asistencia y presentismo”.
Durante mayo la luz no se cortó ni en su trabajo ni en su casa. Los días oscilaban entre fríos y frescos, como corresponde a un mes otoñal en la ciudad de Buenos Aires. Y así, sin pena ni gloria, pasaron los meses y llegó fin de año. “Total normalidad”, pensó Fulanx cuando hizo su balance personal a la hora de brindar el 31 de diciembre de 2017.
Enero, febrero y marzo de 2018 fueron meses de despidos masivos en el Estado nacional: Fanazul, Río Turbio, Hospital Posadas. “Pobre gente”, se lamentaba Fulanx cuando leía las noticias: “por suerte acá todo tranqui, ¡qué ingeniosos los que pegaron el cartel con la cara de Aranguren y el epígrafe ‘EL GRAN HERMANO TE VIGILA’!”, seguía pensando Fulanx. Entre fines de mayo y principios de junio Fulanx se tomó sus postergadas vacaciones aunque no se movió de la ciudad de Buenos Aires.
El lunes 11 de junio de 2018, descansado de sus vacaciones, Fulanx llegó a la oficina. Notó que, con cara de pocxs amigxs, sus compañerxs de trabajo cuchicheaban en un rincón. No le dio importancia: “deben estar hablando de política” pensó. Una vez más, lxs pasó como sombra que huye de la peste: “yo hago mi trabajo, termino y a otro cosa mariposa”. Fue a su escritorio, encendió la computadora y el primer email que vio en la bandeja de entrada le llamó la atención: “Reglamento del registro y control de asistencia” y sarasa decía el subjetc. Abrió el email y leyó:
“CIUDAD DE BUENOS AIRES. Viernes 1 de junio de 2018. […] Que la Ley Marco de Regulación de Empleo Público Nacional Nº 25.164 establece en forma destacada que el agente deberá efectuar sus tareas de acuerdo con las modalidades que fije la reglamentación, debiendo ajustar su accionar a las instrucciones brindadas por su superior jerárquico.
Que dentro de los deberes comprendidos se entiende el de cumplir el horario, constituyéndose personalmente en el lugar de trabajo en el horario establecido, justificar debidamente las inasistencias y prestar el servicio en lugar asignado.
Que son inherentes al funcionamiento de toda la organización la efectiva prestación del servicio, el cumplimiento de la jornada del trabajo y la observancia del horario laboral.
Que corresponde pautar los procedimientos y tareas a fin de simplificar y unificar la documentación necesaria para solicitar licencias o justificar inasistencias, de modo de facilitar la correcta administración documental y reforzar el control, tanto para la administración, como para los agentes. […]
EL MINISTRO DE CULTURA RESUELVE:
ARTÍCULO 1º.- Apruébase el REGLAMENTO DEL REGISTRO Y CONTROL DE ASISTENCIA, CUMPLIMIENTO HORARIO Y PRESENTISMO del personal del MINISTERIO DE CULTURA que como Anexo I (IF-2018-25982546-DGRRHH#MC), forma parte integrante de la presente medida.”
Cerró el email y se dedicó a contestar otros. Al cabo de dos horas, taza en mano abandonó la silla para ir a hacerse un té. En el camino pasó por la oficina de administración para firmar la asistencia. “No Fulanx, a partir de hoy no se firma más esa planilla, ¿no leíste el mail?”. Le acercan la nueva planilla y ve que otrxs compañerxs de trabajo habían firmado en horarios progresivos y correlativos: ¡él hacía dos horas que había llegado y ahora no podía poner ese horario de entrada! Ese día Fulanx tuvo que quedarse dos horas más, para que en la “planilla de salida de firma continua” quede registrado que trabajó 8 horas.
Al día siguiente, cuando se estaba por ir del trabajo, Fulanx se enteró por una compañera de trabajo que el 5 de junio el Sindicato había “logrado” un “aumento” salarial del 15% a pagarse en tres cuotas. Fulanx no le dijo nada: recordemos que no le gusta hablar de “política”. Pero en su camino de regreso a casa pensó: “¿15%? ¡Si la inflación será del 27% o más!”. Desde ATACA te preguntamos: ¿“todo normal” Fulanx?

Si sos como Fulanx, a partir de ahora leenos con atención. Si no sos como Fulanx, seguramente coincidirás con nosotrxs, así que ayudanos a despertar a otros Fulanx.

 

La libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza

Los eslóganes del intertítulo precedente provienen de la referida novela distópica 1984. Eran las consignas del “Partido”, las que propagaba el “Ministerio de la Verdad”. Son dos verdades históricas en la sociedad actual: la libertad en el capitalismo es la esclavitud asalariada, la ignorancia de lxs trabajadorxs revela como el reverso de una moneda la fuerza ideológica del Capital y el Estado.

En los museos nacionales del Ministerio de Cultura de la Nación (MCN) se están viviendo días decisivos. Son miles lxs trabajadorxs que, como Fulanx, trabajan por un salario miserable que año tras año negocian sindicalistas que se arrogan la representación de todxs lxs estatales del MCN porque el Estado les concedió (por medio de la semifascista ley de asociaciones profesionales vigente desde 1945) el monopolio de la negociación colectiva. Pero también son miles lxs trabajadorxs que, como otrxs Fulanx, a fin de año sufren porque no saben si se les renovará el precario contrato laboral que lxs esclaviza anualmente y que no está contemplado en la “negociación paritaria” que mantienen la Patronal de Estado y los sindicatos. Así, tanto monotributistas que cumplen igual tarea que trabajadorxs “en blanco” pero tienen desigual remuneración y contrato de trabajo (“locación de obra”), como “trabajadores de planta transitoria” que son asalariados pero no tienen estabilidad en el empleo (“resolución 48”), como “trabajadores de planta permanente” que ganan salarios de hambre, ahora se encuentran con que además GRAN HERMANO los vigila.

Las tareas y funciones que desarrollan lxs trabajadorxs de museos, ¿son equivalentes/equiparables con las que desempeñan trabajadorxs de un organismo burocrático estatal promedio? No. Lxs trabajadorxs de museos cumplen tareas que no se ajustan al “estándar” del Ministerio de Modernización: atender a las visitas los fines de semana, cargar cajas que contienen obras de arte un viernes a las 7 de la mañana, terminar de montar una muestra determinado lunes a las 23 horas, postear contenidos en Facebook un sábado a las 11 de la mañana y responder un twit el martes a las 21, restaurar una obra de papel durante seis horas sin descanso y parar durante 24 hs hasta que la obra restaurada esté seca, etc. Lxs trabajadorxs de museos somos quienes un martes a la mañana dejamos pipí-cucú la muestra que a las 19 inaugurará el ministro de Cultura acompañado del secretario de Patrimonio Cultural y que les permitirá pavonearse ante “autoridades diplomáticas” y periodistas por los “logros de la gestión”. Los museos se caen a pedazos, pero lxs trabajadorxs de museos todo lo atamos con alambre: cuando llueve ponemos palanganas en las salas de exhibición porque la falta de mantenimiento profundiza cada vez más la filtración del techo, llevamos nuestras computadoras porque en el museo hace años que no reponen la que se dañó, tenemos un buzo con capucha en un cajón del escritorio porque en invierno no hay calefacción… La lista de padecimientos es interminable. Entonces: ¿trabajamos en paupérrimas condiciones ambientales, laborales y salariales y encima pretenden “reforzar el control” sobre nuestros movimientos?

Es el Estado empleador el que se llena la boca con “profesionalizar y jerarquizar el empleo público” al mismo tiempo que a lxs trabajadorxs de museos (muchxs de nosotrxs profesionales con posgrados universitarios) nos desjerarquiza y desprofesionaliza vía precarización laboral y profundización de la carestía de vida obligándonos a desempeñar nuestras funciones en condiciones ambientales de trabajo inhóspitas. Eso sí, el Estado jerarquiza a no profesionales como Marcelo Panozzo, un periodista sin título universitario y sin formación profesional ad hoc ni experiencia laboral en patrimonio y museos;i o a la “directora nacional de gestión patrimonial” María Videla, quien “con vasta experiencia en el campo cultural, producción social y ejecutiva, estuvo a cargo del área de producción de MP Producciones desde el año 2005 hasta junio de 2011”ii pero nunca gestionó nada con relación al patrimonio cultural y tampoco tiene educación formal vinculante.

 

Lo que no mata, fortalece

A comienzos de febrero de 2016 el Ministerio de Cultura de la Nación despidió a centenares de trabajadorxs. Muchos de ellxs laburaban en museos. Sin esperar a los sindicatos, en muchos museos lxs trabajadorxs se autoconvocaron en asamblea. Muchxs de estxs trabajadorxs y hasta asambleas de determinados museos se unieron con otrxs laburantxs del Ministerio de Cultura y conformamos la Asamblea de Trabajadores Autoconvocados de Cultura de la Argentina. Reunidos en ATACA, lxs trabajadorxs de museos lideramos la lucha contra los despidos: hacia la tercera semana de febrero de 2016 hicimos un acto público frente al Museo Nacional de Bellas Artes y a fines de marzo otro frente al Museo del Cabildo. Fue nuestra decisión como trabajadorxs auto-organizados la que doblegó la voluntad de la patronal de Estado: fueron muchxs lxs trabajadorxs del Ministerio de Cultura de la Nación -sobre todo de museos- lxs que fueron reincorporadxs. Es más, en algunos museos fueron reincorporadxs todxs lxs trabajadorxs que habían sido echadxs dos meses antes.
Sobre la base de esa exitosa experiencia de auto-organización es que desde ATACA saludamos a lxs trabajadorxs de museos que en junio de 2018 en sus lugares de trabajo se organizan y debaten y deciden en asamblea cómo enfrentar el reciente ataque de la patronal de Estado vía “registro y control de asistencia”.

En los museos Nacional de Bellas Artes, de la Historia del Traje, Roca, Histórico Nacional, Palais de Glace y Casa Nacional del Bicentenario -entre otros- se vienen celebrando asambleas de trabajadorxs abiertas, sin distinción de afiliación sindical, algunas de ellas autoconvocadas. Ese es el camino: fortalecer la unidad de lxs trabajadorxs en cada museo en la perspectiva de coordinar entre todxs lxs laburantes de museos por medio de mandatos de asamblea un plan de lucha que enfrente a la Patronal de Estado. A diferencia de otras dependencias estatales, lxs trabajadorxs de museos nacionales aún no estamos derrotadxs. Pero la organización horizontal en cada lugar de trabajo no basta para enfrentar al Patrón-Estado. Debemos dotarnos de un programa que encadene todas nuestras reivindicaciones. No sólo eso: tenemos que tener una estrategia de concientización y acción para alcanzar el triunfo.

En un contexto de inflación sostenida, precarización laboral extendida, constante depreciación del salario y desocupación en aumento, la implementación del “reglamento del registro y control de asistencia, cumplimiento horario y presentismo” es una provocación hacia lxs trabajadorxs de museos del Ministerio de Cultura de la Nación. Lxs trabajadorxs del Ministerio de Cultura de la Nación cobramos menos que lxs trabajadorxs de otros ministerios porque cuando la Secretaría de Cultura fue transformada en Ministerio no se actualizaron los salarios de acuerdo al nuevo rango “ministerial”; desde 2007 los “incrementos” salariales que recibimos lxs estatales nacionales van por detrás de la inflación; el reciente “aumento” salarial (15% pagadero en tres cómodas cuotas) es insuficiente dado que la inflación estimada para todo 2018 es del 27% según los cálculos más optimistas. En síntesis, los ingresos monetarios de lxs trabajadorxs de museos del Ministerio de Cultura de la Nación son paupérrimos: si el sistema de control biométrico se llegase a implementar, estaríamos a un paso de degradarnos aún más como esclavxs asalariadxs (aquellxs que sobrevivan a la tregua de despidos que UPCN pactó con la patronal de Estado que no ocurrirá durante “60 días”),iii de transformarnos en desocupadxs (aquellxs que no logren mantener el “ritmo” del Cronos estatal) o de desertar (para al poco tiempo engrosar el “ejército posindustrial de reserva”, es decir, convertirse en nuevxs desocupadxs debido a la recesión en curso).
Al mismo tiempo, si la patronal lograse hacer cumplir el horario de “40 horas semanales” a lxs trabajadorxs con contrato de locación de obra, el Estado estará reconociendo que son trabajadorxs en relación de dependencia, por lo que debemos solicitar que sean contratadxs como asalariadxs.
Con respecto a la situación de los trabajadorxs “resolución 48” (asalariadxs cuyos contratos finalizan anualmente), el Estado empleador también comete fraude laboral, ya que se vulnera el artículo 14 bis de la Constitución Nacional que garantiza la “estabilidad del empleado público”.

Si el Estado empleador quiere “jerarquizar y profesionalizar el empleo público”, antes de forzar la implementación de la “planilla única reloj o de firma continua” y el “sistema informático biométrico” de control de asistencia deberá elevar el monto de los salarios que percibimos lxs trabajadorxs de museos nacionales y terminar con la contratación laboral precaria.

Este es el programa mínimo en torno del cual debemos batallar lxs trabajadorxs de museos nacionales:
1) Reapertura de paritarias. Salario mínimo, vital y móvil de $29.623 (la Junta Interna de ATE-Indec calculó que ningún trabajador debe ganar de bolsillo menos de $28.266,7 al 31 de marzo de 2018. A esta cifra hay que sumarle el guarismo que arroja la inflación de los meses de abril y mayo, que de acuerdo al INDEC fue del 2,7% y 2,1%, respectivamente).
2) Pase a planta permanente de todxs lxs trabajadorxs precarizadxs (CLO, 48 y de otras modalidades de contratación precaria).
3) Retiro del mecanismo de “planilla única reloj o de firma continua” dadas las condiciones singulares en que lxs trabajadorxs de museos desempeñamos nuestro trabajo y porque además va en desmedro del óptimo funcionamiento institucional de los museos. No a la implementación del “sistema informático biométrico”.

Llamamos a lxs trabajadorxs de museos nacionales a profundizar el proceso asambleario en curso, a no dejarse ganar por el derrotismo sin antes haber peleado, a convencer a los Fulanx que unidxs podremos imponerle a la patronal de Estado nuestras demandas.

¡Derrotemos a Gran Hermano!
¡Asambleas para debatir y decidir!
¡Acción directa para ganar!
¡Solidaridad entre trabajadorxs de museos nacionales!

19/06/2018
ATACA
#LaCulturaNOseAchica

Blog: https://laculturanoseachica.wordpress.com/
Facebook: laculturanoseachica
Twitter: NoseACHICA
Correo electrónico: laculturanoseachica@gmail.com

i https://ar.linkedin.com/in/marcelo-panozzo-28b8985a
ii Textual extraído del “currículum vitae” hoy quitado de la página web del MCN. El raquítico CV decía, textual: “María Videla Rivero. Con vasta experiencia en el campo cultural, producción social y ejecutiva, estuvo a cargo del área de producción de MP Producciones desde el año 2005 hasta junio de 2011. Trabajó como Productora Ejecutiva para una gran variedad de espectáculos y también estuvo a cargo de varios eventos de gran escala. Durante el año 2015, fue asesora en el gabinete de la Dirección General y Artística del Teatro Colón, supervisando la producción de los espectáculos de la temporada 2015 y colaborando en la gestión con el Director General y Artístico Darío Lóperfido. En 2016 y principios del 2017, estuvo a cargo de la Dirección Ejecutiva del Teatro Colón.”
iii Con esta declaración, el sindicato de “trabajadorxs” UPCN da a entender no sólo que pactó que a partir de agosto de 2018 se producirán despidos sino que el sindicato seleccionará junto con la patronal de Estado a cuántos trabajadorxs (y a quiénes) echará (cfr. el arreglo paritario contra lxs trabajadorxs en https://www.upcndigital.org/capital/articulos/63284/). Por otra parte, ATE no es garantía de confianza “antipatronal”, más bien al contrario: el secretario general de ATE Capital (Daniel “Tano” Catalano) opina que el propietario de caballos miembro del Jockey Club y secretario general de UPCN a nivel nacional (Andrés “Centauro” Rodríguez) es “un dirigente muy interesante y una persona con la que se puede pensar ciertas cosas de manera conjunta”, sindicato (UPCN) con el que Catalano dice tener “coincidencias” (cfr. http://www.letrap.com.ar/nota/2018-4-30-11-2-0—hay-que-volver-a-la-cgt-y-dar-la-discusion-adentro). Otro ejemplo del comportamiento de clase burguesa del sindicato de “trabajadorxs” ATE: en el Hospital Posadas, a fines de abril, la patota sindical liderada por el secretario general de ATE Morón (Darío Silva) dejó en terapia intensiva a una trabajadora (cfr. https://www.prensaobrera.com/prensaObrera/online/sindicales/patota-de-ate-moron-deja-en-terapia-intensiva-a-delegada-de-ate)

 

0

ATACA – Boletín Nº 1

Buenos Aires, 22 de diciembre de 2017

Para cerrar el año ofrecemos en formato digital nuestro “Boletín Nº 1” que cuenta con una selección de informes que hemos publicado durante 2017 sobre el panorama laboral de los trabajadores de cultura.

ATACA – Boletín Nº 1

 

Luis Hernández Mellizo

Luis Hernández Mellizo (Bogotá, 1978)

Herramienta del proyecto El papel del trabajo (2015)

 

0

Biblioteca Nacional, Bochorno Nacional – Informe (agosto 2016 – noviembre 2017)

8b55793f253c5553ef9d84eb117dbe9b

Segunda parte de un informe sobre la situación laboral de lxs trabajadorxs de la Biblioteca Nacional.

A inicios del año 2017 los rumores que corrían desde mediados de 2016 en Biblioteca Nacional (aumento de la carga horaria a 7 horas y revisión de categorías de lxs trabajadorxs que no están en planta permanente) no sólo continuaron sino que también se agregó otro: la instalación de molinetes en las distintas entradas de la institución (no sólo las de trabajadorxs sino también las de usuarixs). En el transcurso del mes de mayo los molinetes se instalaron pero sin funcionar. Al mismo tiempo se supieron otras cosas, como el bajísimo “aumento” salarial “logrado” en las paritarias y el control del presentismo. Sobre esto último, ATE convocó a “asambleas” donde lxs trabajadorxs eran informados y se decidían “medidas de lucha” como hacer carteles, mientras una porción del tiempo de “asamblea” se esfumaba debatiendo sobre las “movilizaciones” y su utilidad (en la interna sindical entre ATE-Nacional y ATE-Capital, la Junta Interna de la Biblioteca Nacional hizo público su desacuerdo con respecto a los habituales “paros” y “movilizaciones” convocados por ATE-Nacional porque los consideraban “inútiles”).

A finales de junio y principios de julio de 2017 se informó -mediante dos comunicados de la Dirección de la Biblioteca Nacional (en adelante BN)- que se comenzarían a utilizar los molinetes y se aplicaría el control de presentismo a partir del mes de julio; además, se aumentaría la carga a ocho horas a partir del mes de agosto. Una vez conocidas las noticias, ATE llamó a asamblea y se votó la moción de realizar una “movilización interna” el 4/7/2017 con la participación de compañerxs de otras instituciones. La idea era generar “ruido” en la BN para llamar la atención de los directivos. Paralelamente, se llevaron a cabo las primeras reuniones entre lxs hiperprecarizadxs trabajadorxs con “contrato de locación de obra” (en adelante “trabajadorxs CLO”) afiliadxs a ATE y lxs representantes del mencionado sindicato (más tarde el sindicato UPCN imitó esta acción con sus afiliadxs). En la reunión con ATE se habló sobre todo del temor a la no renovación de los contratos y si los trabajadorxs CLO deberían pasar por el control de los molinetes. Fue unánime la decisión de no fichar salvo que antes sean consideradxs trabajadorxs asalariadxs de la BN (como mínimo en la relación laboral denominada “resolución 48”), pues aceptar el fichaje junto con el aumento de la carga horaria diaria significaría legitimar aún más la precarización laboral: lxs trabajadorex “resolución 48” si bien son precarizadxs, su “nivel de precarización” es más “benigno” que el de los CLO porque al menos son trabajadorxs asalariadxs. El delegado encargado de negociar en “representación” de los CLO informaba sobre las reuniones con los directivos. De los encuentros entre lxs representantes sindicales y los de la Patronal de Estado se llegó al siguiente acuerdo: los “honorarios” de los CLO alcanzarían “aumentos” de 20% para algunos y de 10 % para otros, se mantendría el sistema de control de asistencia por medio de la firma de planilla y no se aumentaría la carga horaria diaria de trabajo. Una vez más, los “pases a 48” no formaron parte del debate entre los sindicalistas y las autoridades de la BN…

Tic-tac-tic-tac-tic-tac

El aumento de horas implicaba un serio problema para todxs lxs trabajadorxs. No sólo hay sectores que son insalubres para trabajar tantas horas diarias sino que no hay espacio suficiente ni útiles/computadoras/instrumentos de trabajo. El trastorno que implicaba esta repentina modificación en las condiciones laborales trajo aparejada una altísima tensión entre trabajadorxs: desde quienes se verían obligadxs a renunciar al trabajo en la BN u a otro complementario imprescindible para llegar a fin de mes hasta personas con responsabilidades familiares que tendrían que hacer malabares para acomodar sus horarios extralaborales (evidente en aquellas que tienen hijxs a cargo, por ejemplo).

Hacia mediados de julio de 2017 los molinetes no funcionaban correctamente y no estaban instalados en todos los lugares de trabajo. No estaban instalados en el Museo del Libro y de la Lengua ni en la sede de la BN de la calle México, y al mismo tiempo donde estaban instalados ocurría que en ocasiones no quedaba registrada la salida al concluir la jornada laboral, en otros casos la máquina no reconocía la huella dactilar del trabajadxr, etc. Como los inconvenientes se acumulaban día tras día, antes de que finalizase el mes de julio el Director de la BN, Alberto Manguel, en una de las reuniones mensuales con los “Jefes de Sector” informó personalmente que, visto y considerando que los molinetes no funcionaban, hasta nuevo aviso se suspendía su implementación; además, y también hasta nuevo aviso, no regiría la jornada laboral de ocho horas diarias.

Sucedido esto, durante el mes de agosto se tranquilizaron las aguas, en general. Pero lo cierto es que de las 12 personas de planta permanente, a cerca de la mitad de ellas se las está jubilando. Para otrxs trabajadorxs también hubo novedades, como les ocurrió a lxs CLO. Estxs trabajadorxs hiperprecarizadxs recibieron la notificación de que debían presentarse en “recursos humanos” para registrar sus firmas y recibir sus respectivas tarjetas: los CLO empezarían a fichar. Sucedido esto, algunxs trabajadorxs CLO se acercaron a los representantes del sindicato ATE para obtener explicaciones. Pero ante el reclamo de por qué no fueron informados por los sindicalistas, éstos le dijeron a los trabajadorxs: “¿Cómo, recién se enteran? Fue el acuerdo que se hizo por las paritarias”. Y ante la pregunta de si el acuerdo consistía en que se comenzaría a fichar porque al mismo tiempo aumentaban el “sueldo” (es decir, los “honorarios” de lxs CLO) y se mantenían las 6 horas diarias de trabajo, los sindicalistas respondieron “sí”.

Sin embargo, al momento de publicar este informe, la realidad es que la carga horaria de lxs trabajadorxs “resolución 48” y de planta permanente aumentó de 6 a 8 horas, sin aumento de sueldo y sin considerar la insalubridad en ciertos espacios físicos donde se desarrollan las labores diarias. Antes del aumento de horas, y a pesar de las zonas insalubres, lxs empleadxs que cobraban por horas extra ya trabajaban más de ocho horas diarias, y algunas personas extendían la jornada laboral hasta cumplir 10 horas. Por otro lado, el aumento definitivo de las horas fue avisado hace algunos meses y en ese sentido se podría decir que la patronal “dio tiempo” para que lxs trabajadorxs se reorganizaran, pero igualmente a muchxs lxs tomó desprevenidxs. Si bien se lograron excepciones para que personas con hijxs o con trabajo de docencia laboren 7 horas diarias, la Patronal logró imponer sus condiciones a lxs trabajadorxs. Otro conflcito añadido fue que, como se preveía, se cruzaron los turnos y en algunos sectores el lugar físico o los elementos de trabajo no alcanzan, quedando personas sin actividad hasta por dos horas diarias.

Mientras tanto no sólo se dieron jubilaciones (algunas por decisión de lxs trabajadorxs, otras por presión de la Dirección) sino que también desde hace unos pocos meses volvieron a circular rumores de despidos admitidos por los sindicatos: alrededor de 80 personas serían echadas hacia fin de año. Según una delegada de ATE, no hay contratados en la lista (¡llamativo que lxs sindicalistas sepan no sólo que se echarán trabajadorxs sino quiénes!); sin embargo, dado el comportamiento y la trayectoria sindical dentro de la BN, las afirmaciones de ATE hay que asumirlas con desconfianza… En paralelo, y como era de esperar, no se habla de renovaciones de contratos ni de aumentos de salarios/“honorarios” ni de pases a “resolución 48”.

En un contexto de avance del Capital y de su Estado sobre la clase trabajadora en su conjunto, es menester la solidaridad y unidad entre trabajadorxs para enfrentar la ofensiva capitalista en curso.

ATACA

30-11-2017

0

Dime cómo gastas el dinero, y te diré qué política cultural tienes

weimar-cultura-2-1

Bahía Blanca, 27 de noviembre de 2017

 

El pasado 31 de octubre en la ciudad de Bahía Blanca entró en vigencia el Decreto municipal 2607/2017 que, entre otras “medidas de contención del gasto”, dispone una reducción mensual de las horas extra del orden del 70% en todas las áreas dependientes del Departamento Ejecutivo Municipal; medida vigente, en principio, hasta el 30 de junio de 2018.i

La resolución, tendiente a lograr una “mayor eficiencia y eficacia en la Administración Municipal”, afectó al Área de Cultura, y como parte de ella a los museos, vulnerando el derecho a percibir una retribución por las horas trabajadas por fuera de las jornadas de labor regular, tal como se estipula en el artículo 31 del convenio colectivo firmado entre el Municipio y el Sindicato de Trabajadores Municipales.

Ante esa situación, los equipos de trabajo de tres museos (Museos de Arte MBA-MAC, Museo del Puerto y Ferrowhite museo taller) decidieron de manera conjunta no realizar las horas extra y por tal motivo desde el pasado 5 de noviembre los establecimientos están cerrados durante los fines de semana (sólo cumpliendo con los eventos ya programados).

El cierre tuvo una gran repercusión en las redes sociales y los medios de comunicación locales, dado que impacta en el paseo de fin de semana de la comunidad bahiense, pero fue el modo de volver visible todo un contexto de carencia que afecta no sólo a lxs trabajadorxs, sino especialmente a las instituciones en la que se desempeñan. Lo que debería sorprender no es por qué los museos ya no abren los fines de semana, sino por qué lo han hecho en las condiciones en que se venía haciendo hasta ahora.

Desde hace tiempo, los museos se han abierto a pesar de que hay filtraciones en los techos de sus salas de exhibición, de sus talleres y de sus depósitos de conservación; a pesar de que no hay partidas presupuestarias para restaurar piezas claves del patrimonio, como la lancha pesquera “Águila Blanca”, emblema de un museo comunitario que hace poco cumplió 30 años;ii pero tampoco para tareas mínimas de mantenimiento como pintar las paredes tras una exposición, cortar el césped del parque o montar una estantería de gran porte.

Se han abierto a pesar de que ya no existe la posibilidad de organizar eventos de envergadura porque no salen las contrataciones artísticas, porque no se pueden garantizar los mínimos honorarios para talleristas, o porque mucho antes de este último recorte de horas extras ya venía siendo impensable contar con más de una persona en la atención de un museo un fin de semana cualquiera.

Se han abierto a pesar de que ya no se pueden publicar catálogos ni libros, y se dificulta imprimir los textos de sala. Se han abierto a pesar de que faltan, incluso, los folletos que en otro tiempo se entregaban a los visitantes.

Si a pesar de todo ello los museos han continuado cosechando reconocimiento dentro y fuera de la ciudad, se debe a que sus trabajadores en sus diversas condiciones laborales (permanentes, temporarios, becarios y contratados) no sólo abren estos espacios los sábados y domingos sino que durante toda la semana dinamizan su actividad con propuestas educativas, talleres y trabajo comunitario.

Hoy, lamentablemente, la política cultural del gobierno de la ciudad parece estar más orientada a desfinanciar estas instituciones que a apuntalarlas. Porque en lugar de ampliar “la oferta cultural” de la ciudad, hay museos que se están cerrando (es el caso del Museo del Deporte); porque en vez de mejorar las condiciones edilicias de, por ejemplo, el Museo de Ciencias (que no tiene baños), se le propone mudarse a una dependencia del exzoológico que no está en condiciones de albergarlo; y porque en lugar de regularizar las condiciones de trabajo de sus empleadxs precarizadxs durante años, se nombra a tres asesores que cobran salarios mensuales que ascienden a $50.000.

Pero lo que es más grave aún es el hecho de que mientras por un lado se aplica una política de “contención del gasto” para remediar las consecuencias de supuestas “prácticas basadas en una dispendiosa y poco selectiva aplicación de recursos públicos”,iii y no se ejecutan las partidas presupuestarias previstas por Ordenanza para apoyar la realización de Festivales, Encuentros, Salones, Fiestas, Ferias y Ciclos artísticos que llevan más de tres ediciones,iv por otro lado se conoce una imputación de un gasto por $52.000 para costear el hospedaje de músicos de un megaevento privado como es la presentación de Ricardo Arjona (utilizando, además, el dinero del Fondo Municipal de las Artes, que es un fondo especial para apoyar proyectos locales).v

Es decir, lo que se pone de manifiesto no es sólo una política de ajuste, sino también que ese recorte es totalmente parcial y arbitrario. Es decir, hay dinero para algunas cosas, pero no para otras. Así, mientras que el intendente de Bahía Blanca cobra $290.000 cada mes, el presupuesto de uno de los museos para todo el año 2018 asciende a un tercio de ese monto ($100.000). Las cifras son elocuentes. Dime cómo gastas el dinero, y te diré qué política cultural tienes.

ATM – Bahía Blanca